03-05-2022 

El Diario de Atacama 

Dan luz verde al proyecto Enapac que busca tener disponible agua desalinizada para uso industrial

Inversión es de 350 millones de dólares y necesitarán cerca de 2.500 personas para mano de obra en el periodo peak de la construcción.

El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Enapac Distribución Norte fue aprobado de forma unánime por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Atacama, instancia que preside el delegado presidencial, tras un extenso trabajo de estudios y levantamiento de información en la zona de emplazamiento del proyecto por parte del titular y luego de otro período de rigurosa evaluación técnica por parte del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Detalles del proyecto

Enapac Distribución Norte busca disponibilizar agua desalinizada para uso industrial, dotando así a este sector de una nueva fuente de abastecimiento de agua que no depende del ciclo hidrológico y, por lo tanto, garantiza la disponibilidad de agua para usos industriales, sin necesidad de recurrir a la extracción de recursos hídricos superficiales y/o subterráneos. Para ello, el proyecto consiste en la construcción y operación de un ducto e instalaciones anexas, que permitirá transportar y distribuir agua desalada desde Copiapó hasta la comuna de Diego de Almagro, para distribuir a distintos usuarios.

A su vez, el proyecto contempla un requerimiento de mano de obra de más de 2.500 personas en su momento peak de la etapa de construcción y contempla una inversión de 350 millones de dólares. Esta es la primera etapa de un proyecto que considera el desarrollo de una segunda etapa desde Copiapó hacia la cordillera en dirección al noreste, que ya está en proceso de evaluación ambiental y cuya aprobación por las autoridades, gatillaría lo necesario para avanzar con los siguientes pasos del proyecto.

Rafael Bustos, gerente del Proyecto, comentó que «la aprobación ambiental de Enapac Distribución Norte es un nuevo hito muy importante para el proyecto y, confiamos, para la Región de Atacama.

Bustos agregó que «el proyecto entre sus dos etapas, generará oportunidades tanto de empleo como para los proveedores, y nuestra visión es que muchos usuarios puedan acceder a una fuente de agua sustentable de manera que se vayan dejando de utilizar las aguas continentales y de las cuencas de la región, las que sabemos que están bajo un severo estrés. En este sentido, hemos tenido una positiva respuesta del sector industrial al proyecto, y ahora con esta aprobación, las autoridades locales son las que nos han dado su confianza para seguir avanzando con este proyecto para la Región de Atacama».

Por su parte, Rodrigo Silva, presidente de la compañía titular del proyecto, agradeció la aprobación por parte de las autoridades. «El propósito de incorporar una nueva fuente de agua para distintos usos en la Región de Atacama ha sido el horizonte principal del desarrollo del proyecto, y en ese mismo sentido, es que hemos considerado acciones como la disponibilidad de agua para las comunidades del área de influencia, entre otras medidas. Por eso, agradecemos enormemente la confianza y seriedad del trabajo de evaluación ambiental por parte de las autoridades, lo que nos llama a seguir avanzando para concretar nuestros proyectos en Atacama y, esperamos, el de muchas otras empresas a través de la disponibilidad del recurso hídrico de forma sustentable», concluyó.