12-01-2022

El Mercurio

Este año cierra con alto déficit de lluvias y temperaturas por sobre lo normal marcarán el verano en todo el país

En Santiago se promediarán máximas de 30 °C durante el trimestre. Además de la sequía, la acumulación de nieve también es desfavorable. El MOP llama al consumo ‘moderado’ de agua.

Desde inicios de diciembre se han registrado sucesivas olas de calor en diferentes zonas del país, con temperaturas por sobre los 30 °C, y todo apunta a que poco bajarán durante el verano.

De hecho, las proyecciones para los siguientes meses son adversas, según el pronóstico que ayer entregaron la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) junto al Ministerio de Obras Públicas.

El verano tendrá temperaturas máximas sobre lo normal en todo Chile, lo que influye en la disminución de los caudales desde Atacama hasta Ñuble. En esa línea, se estima una temporada seca entre Arica y Parinacota y O’Higgins, y con precipitaciones bajo lo normal desde el Maule hasta el norte de Aysén.

Las proyecciones

Catalina Cortés, encargada de la Oficina Servicios Climáticos de la DMC, afirma que este año ha sido el más seco para Valdivia y Concepción, y el cuarto para Santiago. Y sobre el verano, acota que ‘la situación no es muy alentadora, porque típicamente suele llover mucho menos y es lo que se refleja en nuestro pronóstico, con lluvias por debajo de lo normal’.

Respecto de las temperaturas, adelanta que ‘se pronostica una condición sobre lo normal en casi todo el país. Esto implica que para Santiago debiésemos registrar en promedio de (máximas) de más de 30 °C durante este trimestre’.

Asimismo, habrá olas de calor ‘como las que hemos estado registrando’. Por ejemplo, Santiago actualmente atraviesa uno de esos fenómenos y hoy podría haber 32 °C.

Además, la sequía es más severa en las regiones de Atacama y Coquimbo, con déficit de entre 70% y 80%. Mientras, en la de Valparaíso y la Metropolitana es de entre 55% y 70%, y en O’Higgins y Maule es cercano al 50%.

La acumulación de nieve registrada este año también es insuficiente. El déficit supera el 50% en todas las regiones entre Atacama y Maule, y alcanza incluso el 100% en Coquimbo, y más del 85% en la de Valparaíso y la RM.

El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, comenta que ‘en Santiago hemos tenido 114 milímetros de lluvia, cuando lo normal es que lluevan 300’.

En el caso de los embalses, sostiene que ‘se encuentran en promedio a un 45% de su capacidad, lo cual representa un déficit de 36% de lo que tendrían históricamente. En lugares de la zona centro norte, como Coquimbo y Valparaíso, tenemos déficits superiores al 60%’. En la capital, al menos, el embalse El Yeso presenta una situación mejor que la de 2019 y 2020.

‘Hemos tomado las medidas de corto y de largo plazo para asegurar el consumo humano en las ciudades, y continuamos en ese trabajo’, afirma Moreno, quien llama a ‘moderar el consumo de agua’.

Para Diego Rivera, investigador sobre Medio Ambiente de la U. del Desarrollo, son ‘preocupantes’ las olas de calor que afectan incluso a los ecosistemas: ‘Veremos una disminución de áreas verdes y tendremos que esperar más que unos cuantos años para la recuperación’.

El climatólogo Raúl Cordero, de la U. de Santiago, propone ‘avanzar en un sistema de alertas de calor que hoy no tenemos, implementar una especie de semáforo con colores dependiendo de la alerta. Si es superior a 34 °C, que no se hagan tales actividades, por ejemplo’.