13-06-2022 

Diario Financiero

Los desafíos para una óptima gestión del agua

Según los expertos, los principales retos para la minería en este ámbito apuntan a continuar potenciando nuevas formas de obtener este recurso y mejorar la eficiencia en su uso.

El agua es indispensable para la vida de todos los ecosistemas del planeta y la minería también requiere aprovecharla para el óptimo desarrollo de sus procesos. Por eso, la crisis hídrica ha hecho imperiosa la necesidad de mejorar la gestión de este recurso, un escenario donde la tecnología tiene un rol fundamental para la proyección de la industria a largo plazo.

El director de Ingeniería Civil en Minas de la Universidad Santo Tomás, Guillermo Sánchez-Vera, explica que las empresas del área están enfocadas en ser cada vez más sustentables: tratan de mejorar su eficiencia hídrica empleando cada vez menos agua en sus procesos.»Los desafíos más importantes para el sector apuntan a la utilización del agua de mar como alternativa al suministro y la reutilización del recurso ya ocupado en diferentes procesos. La industria, por suerte, ya ha tomado este tema muy en serio y el avance ha sido significativo en términos del empleo de este vital elemento en forma más racional y sostenible», enfatiza.

En este escenario el miembro de la Asociación Chilena de Desalinización (Acades), Andrés Mackenna, plantea que es clave establecer que la extracción, la gestión y el uso del agua se haga de forma eficiente y sustentable, con el fin de compatibilizar las demandas de consumo humano con las necesidades de la industria.

«Los principales desafíos para la minería en este ámbito son el seguir potenciando nuevas formas de obtener este recurso y mejorar la eficiencia en su uso. Respecto de la extracción, considerando que el 97% del agua del planeta es salada y dados los avances registrados por las tecnologías para desalinizar y mitigar los impactos ambientales, sin duda, un reto importante es alcanzar niveles cada vez mayores de desarrollo y aumentar la utilización de este recurso tratado mediante este tipo de procesos en sus operaciones», destaca.

Respecto del avance registrado en materia de desalación y gestión de relaves, el docente de Ingeniería Civil Industrial de la Universidad Santo Tomás, Leonardo Rodríguez, subraya que en ambas se ha integrado con éxito el uso de energías renovables no convencionales.

«La mayor potencialidad en el norte del país se encuentra en las tecnologías de desalación basadas en la destilación. En este proceso el recurso se obtiene a partir de la aplicación de calor que evapora el agua de mar para separarla del contenido salino. Mientras que la gestión de relaves está cada vez más enfocada al desaguado y constituye una buena fuente para ser recirculada y ayudar en el uso eficiente de este recurso», precisa.